Palabras del Señor Rajoy en el primer debate con el Señor Zapatero:

“Yo lo que nunca haría sería agredir a las víctimas del terrorismo como lo ha hecho usted, porque eso sí que son personas indefensas, y no el señor Serrat y todos esos señores que ha citado usted”.

  Esto es un insulto, no se puede defender la acción contra el terrorismo, y expresar apoyo a las víctimas de terrorismo con injurias y vejaciones al contrario.

  Los terroristas siguen sus propias estrategias, siempre basadas en la muerte y el sometimiento de voluntades, sembrando el terror y el miedo.

  Los terroristas vascos se quieren  esconder en la abstención, ellos ya han votado, se van a apropiar de todos los votos interruptus. Matan para amplificar el miedo y la abstención.

  Los señores del PP, se tienen que comer sus palabras y pedir disculpas, ¡No se ha negociado políticamente con ETA!, ¡No se ha agredido a las víctimas ¡

  Los socialistas han colaborado con su sangre, para las libertades colectivas, y los derechos sociales.

  Los Señores del PP, no tienen vergüenza, con el cuerpo presente del compañero Isaías, solo les preocupa remarcar cual es su punto de vista, su estrategia, mostrar y escenificar el desgaste al gobierno con la política antiterrorista.

 Señora San Gil, la acusación de agredir a las victimas no se sustentaba ni se sustenta, palabras fáciles en un mitin de campaña, palabras para regalar a los oídos de los muy fieles, pero mentiras que los hechos ponen en evidencia.

  Gane quien gane, el día 9, el día 10 de Marzo, seguiré denunciando la utilización partidista de las víctimas y la lucha antiterrorista.

  No me pienso callar ni una, toda mentira, toda falsedad, todo mal uso de la política antiterrorista tendrá una contestación fuerte, clara e inmediata.

   Mis condolencias y mi duelo para todas las víctimas y sus familiares, de la presente, y de las pasadas.

Isaías seguiremos tu ejemplo, nos comprometeremos por lo cercano, por el barrio, por la gente, no pararemos de luchar por las desigualdades, no dejaremos de hacer lo que sabemos hacer.

  Isaías hoy mi sangre no te hace falta, pero mi sangre y la de los que piensan como yo, es roja, y más roja se torna para conseguir un objetivo de vida en común en libertad, y con más derechos.

  Isaías no vamos a excluir a nadie, vamos a construir un futuro mejor, con más hospitales, con más escuelas, con más viviendas.

  Isaías tenemos fe en el futuro, tu sangre no se ha derramado en vano, y aunque hoy algunas voces la utilicen para decir aquello que deberían de haber callado, nosotros cogemos tu testigo y acabaremos tu faena.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *