En las comunidades de Madrid; Valencia y Murcia, donde la especulación urbanística y la economía basada en el ladrillo van dando alas a los presidentes de dichas comunidades autónomas, ahora no están tan por la labor de salir a los medios y reconocer su error.

  Hemos de reconocer que el PP en las citadas autonomías lo esta bordando y es capaz de crecer el doble en numero de parados que el resto de comunidades, bien por los chicos del PP, el aumento medio es del 10% ellos el doble 20% y si hemos de reconocer que hay crisis en estas comunidades es el doble de crisis.

  Si seguro que Zapatero (y su gobierno) tienes mucha responsabilidad en todo lo que pasa, bueno y malo, pero también es verdad que los políticos del PP y sus representantes máximos tienen una responsabilidad manifiesta en este proceso de desaceleración.

Poner el ladrillo como único motor de la economía, permitir la especulación de terrenos, aumentar el globo gracias a plantear obras faraónicas, presionar políticamente dentro de los consejos de administración de las grandes cajas de ahorro para dar créditos millonarios sin las suficientes garantías, en todo ellos a responsabilidades manifiestas de dichos gobiernos autónomos.

  Seguro que van a ejercer de bomberos pirómanos, y salir a la calle para convertirse con sus recetas liberales en salvadores de la situación económica, si ya sabemos como cuadran las cuentas publicas, congelando el salarios de los funcionarios y no aumentado las plantillas de jueces, maestros y policías.

  1. “El mercado “ y la política son subproductos del que hacer humano, y ambos están sujetos a los mismos males y parabienes, No creo que el hombre sea intrínsecamente malo, más bien los contrario, el hombre disipa el “caos” y frena la entropía.

    “El mercado” no es más eficiente que otras actividades, más bien se complementan, lo económico, lo político y lo religioso van entrelazados en la psique (parte esotérica) y a la sociedad (parte exotérica).

    No hay ningún elemento que seamos capaces de observar el cual no este presente en nuestra alma, no podría ser de otro modo, al analizar el mundo nos descubrimos a nosotros mismos.

    De la misma manera que ser sacerdote no es equivalente a tener carnet de buena persona, (hay el mismo porcentaje de pedofilos con sotana que sin ella), el tener carnet de un partido (el que sea) no es sinónimo de “malo, corrupto o mal gestor”, haberlos los hay pero en el mismo porcentaje que en otros colectivos o grupos de personas al azar, basta con asistir a una asamblea de vecinos de la propia escalera para que estén representados todos los arquetipos de trepas, chorizos y buenas personas.

    Mercado y globalización están a la greña, como dos animales mitológicos en el gran circo romano que es la vida. No hay nada más escurridizo, cambiante, y desbocado que lo que tu llamas “mercado”, estoy convencido que a la misma vez que estamos ante el alumbramiento de un “mercado global” también estamos ante el reto de tener estructuras políticas globales. Si ya están los malos/buenos otra vez, si el mercado es global, hay y habrá políticos globales, (no hay como seguir el seguimiento de los europeos del periplo de Obama por Europa).

  2. Parece que los dos tenemos ideas de organización de la sociedad o políticas distintas, pero sin ceñirnos a los extemos, lo que nos permite hablar y ver las cosas razonablemente desde otra perspectiva. Viéndolo desde la óptica de producto, tienes razón, la idea es buena, ayudaría a frenar la especulación. No vale igual la disponibilidad de un terreno a largo plazo que de manera perpetua a través de la propiedad. Bajarían los precios, sin duda, y mas gente podría acceder a una vivienda.
    Pero eso en manos de un gestor politico, como los que la historía (y actualidad) de España nos ha enseñado, no beneficiaría a todos por igual. Sin embargo, el mercado no entiende de carnets de partido y distribuye de manera eficiente. El Estado debe ser fuerte, de acuerdo, pero intervenir donde no llega bien el mercado o llega de manera injusta. Y en este caso también para evitar que no llegue la especulación también para estas disponibilidades de terreno a largo plazo.

  3. Hacer concesiones a largo plazo del suelo no es fomentar el comunismo, en muchos barrios de grandes ciudades se han construido aparcamientos en régimen de concesión a largo plazo y la formula a funcionado bastante bien, la concesión misma se convierte en un producto que se puede comprar y vender, con esta practica entres otras cosas se frena la especulación.

    No basta con urbanizar los secarrales, hay que llevar una ciudad de servicios hasta esos pastos, infraestructuras de comunicaciones y transporte, en las grandes ciudades la importancia del tren de cercanías o el metro por ejemplo.

    La especulación galopante se da hoy en la reconversión de terrenos en zonas o paisajes naturales, por ejemplo en todo el litoral.

    He visto crecer Madrid entre la M30 y la M40, a la misma vez que en Marbella se rifaban las plazas publicas para levantar nuevos edificios (y ojo la mayoría de los vecinos contentos), a la misma vez los pueblos pequeños no tienen dinero para urbanizar (hacer calles, con agua luz y teléfono y cloacas) a la misma vez el Pocero hace un pueblo en un secarral (Seseña) pero esta semidesierto, etc..

    Por supuesto no hay una única solución para todos los casos antes descritos, ancha es Castilla, pero por ejemplo en Cataluña no hay tanto suelo para poder hacer muchas cosas/casas.

    Los ayuntamientos son lentos para hacer nuevos planes, porque el crecimiento necesita planificación e infraestructuras, no basta con liberar suelo, hay que crecer sosteniblemente, palabra de moda pero que todavía no ha entrado en muchos planes urbanísticos.

    Hay comunidades autónomas que han sido generosas a la hora de hacer casas y han generado necesidades de consumo de agua que no hay de donde sacarla, Hay comunidades autónomas que ven peligrar sus planes de crecimiento porque el agua de sus cuencas se las han repartido otros.

    Comunismo no, pero economía liberal tampoco, el estado ha de ser fuerte y ser factor único en lo concerniente a la planificación y gestión de los servicios públicos y el desarrollo de las infraestructuras, (el estado como la suma de todos los ámbitos de las administraciones publicas).

  4. Hola Valledeespinos, lo que dices sería como volver a crear de nuevo el Muro de Berlin y la vuelta a la colectivización. Mucho daño produjo el comunismo, lo sigue haciendo en Cuba para volver a lo mismo.
    El suelo lo hace escaso quien tiene disposición sobre su aumento de oferta, o sea los ayuntamientos, principalmente. Por que no liberarizarlo?. Mira que hay tierra de secano, arida, donde no se puede cultivar nada para construir. Ya sabes aumento de oferta, reduccion de precios= fin de la especulacion.
    Un saludo

  5. Hola Manolo, agradezco tu comentario, y también estoy de acuerdo contigo que el tema de la financiación de las corporaciones locales no esta cerrado, es más es insuficiente y de hay la puertas y las ventanas para que de paso las especulación del suelo. La solución a este problema estaría en la concesión a largo plazo del suelo y no la venta, la titularidad última de los terrenos seria siempre publica.

  6. No soy de ningún partido político pero a la vista está que quien ha vivido de las rentas del PP (y las ha dilapidado) desde el 2004 sin hacer ninguna política para corregir el “exceso de ladrillo” es el PSOE. Estoy contigo de acuerdo que el error es de ambos, un modelo económico así no es viable a muy largo plazo, pero ya ves, a los ayuntamientos, el urbanizar suelo, les viene muy bien para financiarse, aunque a veces se les “vaya la mano” (MAlaga, Estepona, Los Alcazares, Seseña…) .

    Un saludo

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *