Los economistas Jedai son una nueva estirpe de “humanos” que son capaces de leer/ver en la línea de los acontecimientos el modo y el cuando de regular: poner un marco, o lista de normas/reglas que determinan lo “in” de lo “out“. Siendo el libre mercado un impulso irrefrenable de la humanidad, y todo impulso a su vez es ciego y egoísta, el economista Jedai, ejerce de guardia a los limites de la injusticia, cuando las actividades generadas por estos impulsos se convierten en una perdida neta para la sociedad, independientemente si es una ganancia poca o mucha, legal o ilegal para el individuo o grupo que la promueve.

De la misma manera que un maestro de ajedrez, pone en marcha una estrategia de juego, y es capaz de “ver/prever las consecuencias” de las próximas jugadas, el economista Jedai, analiza/predice y es capaz de resolver las consecuencias (buenas/malas) de todo acto económico  individual/colectivo/o corporativo, en la línea de tiempo.

Antes de continuar con las teorías del economista Jedai, haremos un repaso a las teorías económicas que están en el presente, presentes en los modos y maneras de hacer de personas e instituciones. Mucho se escribe estos días como afrontar la crisis, y la posible falta de iniciativas, pero nuestro punto de vista no es tanto la falta de acciones, sino la falta de fuerzas para poder parar/enderezar/cambiar la maquinaria milenaria que esta detrás/mueve la economía.

Nos acercaremos a la maquinaria económica de forma indirecta, por el análisis que hacen otros de sus teoremas y sus interfaces

Para que resulte más sencillo haremos referencias “cuando las hay” a la enciclopedia on-line Wikipedia.

¿Listos?    ¿En sus asientos?    Pues bien.    Hiper-espacio Scotty.

Escuelas económicas: Escuela monetarista, Escuela neoclasica,  Liberalismo Económico, Keynisianismo, Neokeynisianismo.

Autores: James Tobin, Milton Freidman, Stiglitz, Paul Krugman.

Organismos, agencias, y acuerdos internacionales: FMI, Banco Mundial, BCE, Agencia Internacional de la energia, Acuerdos Bretton Woods, Basilea I y II.

Y por último: Eficacia Pareto.

Fin de hiper-espacio (vuelta a casa).

  1. Amigo valledespinos:

    Creo que si hemos llegado a un puento de encuentro y de acuerdo. A los chorizos de las crisis subprime, a esa gentuza que se ha enriquecido con toda esta “mierda” lo peor que le puede pasar es que pierda su empleo, cosa que no creo, o en el mejor de los casos, lo mas probable, que le llegue una nueva remesa de liquidez de esas que ahora inyectan los poderes públicos generosamente para su gestión y claro cobrando la comisión respectiva y volviéndose a beneficiar, por tanto, de la desgracia de todos. Lo que “jode” es que no se les pueda “castigar” proporcionalmente al daño hecho como se hace con el resto de chorizos.
    ¿Tu has oido o leido que haya ido a la cárcel por algo relacionado por esto?. Yo lo que he oido es que en algunas ocasiones estos responsables se han ido de juerga a celebrar su “salvación” en hoteles a mas de 1000 dolares la noche a cargo de los fondos que se les ha suministrado para salvar su empresa o banco. No hay responsabilidades penales para este tipo de mal conductas comerciales o financieras. Por lo menos que los beneficios que se obtienen por este tipo de operaciones “sospechosas” , incluidas las especulativas, vayan una parte sustancial a Hacienda, digamos un gravamen del 90%, a ver si así se les quita un poquito las ganas de hacerlas.
    Pero claro, las hipotecas basuras (sin garantías suficientes) han estado siempre amparadas por el poder político de turno por eso de los réditos electorales de “la vivienda” y en estos réditos electorales siempre se han diluido este tipo de responsabilidades. Las responsabilidades políticas a su vez se diluyen en el momento en que el responsable político es reelegido, y al final, nada de nada, a los papeles de la historia a ser estudiados por facultades de económicas de todo el mundo

  2. Amigo manolo:

    ¿Me quieres argumentar que diferencia hay entre regular a base de decretos, o códigos ya sean penales, fiscales o normas de comportamiento ético en el comercio?.

    No se si te das cuenta pero estamos en el punto de máximo encuentro, porque de cualquier ley penal, o fiscal que afecte al comercio, se puede extraer una regulación, sin que esta este escrita previamente.

    Por supuesto que cualquier reglamento comercial o no, sino va acompañado de su anexo de penal en caso de incumplimiento es papel mojado.

    Pero hoy son más fuertes los costes derivados de regulaciones sociales, medioambientales, de calidad de producto, morales, etc. que otras que limiten o fiscalicen el comercio.

    Hoy le hace más daño a China su mala calidad y falta de control en el producto final, que las trabas a sus productos en determinados mercados.

    Por ello la regulación, la intensidad regulatoria o la asfixia a libre comercio a de ser asimétrica, siendo más leve en la actividad individual o pequeña empresa y más fuerte con las multinacionales y los productos transfronterizos.

    Hoy no se entiende como un avión, un coche, tenga interminables controles de calidad, y otros productos ninguno, por ejemplo las hipotecas de alto riesgo.

  3. La idea está bien, pero con limitaciones, el mercado no hace daño a nadie, son determinadas conductas humanas que se aprovechan de los instrumentos a su alcance. Contra estas hay que ir, bien tipificándolas como delitos directamente o penalizándolas fiscalmente hasta hacerlas poco rentables. Si nos pasamos regulando el mercado puede dejar de funcionar bien y el problema sería aún mayor.

  4. Me gusta mucho esta teoría, la única pieza de engranaje que no me gusta es el ser humano, pues más que jedis somos moradores de las arenas.
    Seria genial que un órgano independiente controlara la marcha mundial de la economía, que velara por los intereses del planeta, no como pasa ahora, dominada por grandes empresas, algo así como economía CUBE, por ponerle un nombre también del mundo de la ciencia ficción, una película que explica cómo se puede descontrolar un pequeño experimento para convertirse en algo monstruos con un coste de miles de millones de dólares, por la apatía de la burocracia, el no implicarse y solo mirar números, costes y comisiones, incluso el llegar a matar, solo por seguir la maquinaria del día a día y sobrevivir.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *