Mucho se escribe estos días en Internet, sobre la suma de los perfiles de los nombramientos de Obama para integrar su equipo de gobierno. En todos ellos hay más que frustración por no ver reflejadas sus ideas de cambio en la mayoría de los nombramientos que en muchos casos son más de lo mismo.

Ya me tiraba yo a la piscina incluso antes que saliera elegido Obama, en el sentido que la salvaguarda de los interés americanos, hacen que la imagen sus presidentes se proyecte a esta orilla del atlántico a la derecha de Dios padre todo poderoso.

Sabemos poco de sus planes para relanzar la economía, pero salvando las distancias, y no digo yo que imite a ZP, a puesto encima de la mesa dos medias que son la que vamos a comentar.

Ayudar a las empresas automovilísticas en el corto plazo para impedir que quiebren antes de la primavera. Allí igual que aquí se le va a pedir contraprestaciones, aquí que no despidan a nadie, el que pase por caja ha de renunciar a despidos masivos al menos en un periodo de tiempo, el dinero no es tanto para pagar deudas, sino para evitar que las cadenas de producción paren.

El método Obama va a consistir en llamar uno a uno a los responsables de las marcas de automóviles o/y entidades financieras, y los va hacer entrar en el confesionario, y lo primero que le va a pedir es que muestren arrepentimiento de todo lo malo que han hecho y que juren ante la Biblia que no lo volverán hacer.

Y yo que soy laico y europeo aplaudo su interés en hacer sacar al demonio capitalista necom del alma de los magnates de los EEUU. El mensaje es claro solo recibirán dinero freso del estado los que renieguen de su pasado y ofrezcan una alternativa creíble de un futuro mas sostenible financieramente hablando y yo aporto que también medioambientalmente.

Por lo complicado que esto todo sabemos que al menos hasta 2010 no estarán las cadenas de producción preparadas para montar coches más pequeños, más eficientes, y posiblemente híbridos, en ambos lados del Atlántico.

Por lo complicado que es todo no sabemos que solución van a tener los coches nuevos que esperan nuevos compradores, muchos de estos coches son malgastadores, y poco respetuosos con el medio ambiente, (estamos hablando de millones de coches en stock).

Ya me gustaría estar en la Casa Blanca, cuando uno a uno los magnates del automóvil, estén cara a cara con Obama, y encima de la mesa 6.000 millones de dólares. Señores firmen estos papeles que les compro su alma neocom. Y por supuesto no será una pregunta sino una linda hoguera donde se consumirán las vanidades de los otros todopoderosos neocom.

¿Pero? ¿Nos salvaremos el resto del infierno? De una larga y profunda recesión. Pues no, solamente con el alma de estos individuos la cólera del demiurgo no se frenará.

¿Qué pasará con los responsable de las compañías financieras especuladoras? Una solución igualmente bíblica, se van a elaborar unas nuevas tablas de la ley, por supuesto mucho mas intervencionistas, y prolijas en normas y barreras infranqueables. Y nuevamente esta regulación no será una pregunta o un escenario, será el tablero único donde se jugaran todas las partidas.

¿Dónde quedará la libertad del empresario liberal?, tendrá toda la libertad para hacer partidas en el paraíso de la economía real, y prohibido abrir las puertas del infierno especulador.

Solo nos libraremos de la recesión si la hoguera donde se queman las vanidades necom es lo suficientemente grande, e impide que las nuevas iniciativas en la economía real no alimenten el fuego del infierno especulativo.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *