En democracia cuando se deposita el voto en la urna se deposita la confianza de los votantes en sus representantes políticos, y cuando estos obtienen mayorías absolutas estos consiguen un margen de confianza aun mayor. Se pueden hacer paralelismos entre sistemas que se basan en la confianza mutua y paralelismos cuando estos sistemas entran en crisis.

    La crisis económica del 2009 tiene una raíz en la perdida de confianza que normalmente se tienen los bancos, a la hora de prestarse el dinero entre ellos, antes, todos ellos han jugado a la ruleta con la confianza de sus clientes y con los ahorros de sus cuentas, durante los últimos años se ha mal invertido en lo que hoy llamamos economía no productiva y especulativa.

    En política cuando se gobierna se tiene en la mano la posibilidad de otorgar contratos para toda clase de servicios, y obras publicas, la mayoría de estos contratos son transparentes pues son concedidos después de un proceso de licitación pública perfectamente encarrilado por la ley de contratos públicos. Pero también los hay que no son tan claros ni limpios ni pasarían por una simple auditoria en el caso que esta se encargase.

    Las mayorías absolutas, un largo periodo en el poder por los mismos representantes políticos, y las males artes de algún listillo hacen que  los contratos siempre beneficien a unos pocos, y a la postre hacen que salgan a la luz una estela de damnificados por no recibir el maná de los dineros públicos.

    Todos nosotros a la misma vez que depositamos el dinero en el banco, también depositamos confianza en los gestores del banco, para que obren lo más profesionalmente posible, que entre otras metas han de dirigir sus pasos para que sus accionistas y sus clientes tengan más beneficios.

    Primera fase: Que pasa cuando la confianza depositada en los poderes públicos empieza hacer agua, se instala la desconfianza. La desconfianza de los que hasta hace poco participaban de la tarta, probablemente empresarios cuasi honrados, cuasi del PP de toda la vida, pero que se quedan fuera de la luz, y en las sombras solo queda hacer dosieres de los políticos que hasta ahora le mimaban, estos empresarios saben más que mil espías, por saber, saben todos los caminos que llevan al dinero publico, y saben quien se beneficia ahora de sus mieles.

    Segunda fase: Los políticos sabiéndose observados, y temerosos por lo que leen de ellos mismos en los dosieres de los “sin contratos públicos” contraatacan con medidas de contraespionaje, y elaborando más dosieres de los posibles políticos que pueden hacerles sombra en el futuro.

   Tercera fase: Hay tantos dosieres, y espías que no es fácil que su labor resulte discreta para nadie, el sistema entero se convierte en una democracia cautiva de las malas practicas de unos pocos que elaboran una tela de araña que nos involucra a todos.

    La crisis de la Comunidad de Madrid, es una crisis de confianza dentro el Partido Popular, las intrigas por los contratos públicos, las intrigas por la toma de poder de las instituciones financieras, las intrigas en el asalto al poder del propio partido, ponen de manifiesto el abismo y la lucha fratricida que se da en varias familias del PP.

    Es verdad la Comunidad de Madrid es una victima de las males artes de unos pocos, y seguro que no hay ningún órgano oficial ni oficioso que este involucrado en labores de espionaje, ni tampoco hace falta por que hay cientos de voluntarios en las filas del PP, ya sean políticos en sus sillones, políticos sin sus sillones, empresarios con contratos públicos, empresarios sin contratos públicos, que no paran de desconfiar de los unos de los otros envenenado toda la vida publica Española.

    Esperanza2012 desespera, por que entre otras razones solo puede salir de atolladero cortándose un brazo, o los que es lo mismo cortándole/s la/s cabeza/s algún/os de su/s más cercano/s colaborador/es, y al hacerlo  se estará autoinculpando de todo lo que pasa bajo sus calcetines.

    Esperanza2012 está tensado la cuerda con Rajoy, ella espera que sea el partido nacional el que busque un chivo expiatorio dentro del aparato nacional lejos del aparato de la Comunidad de Madrid, pero es una esperanza puesta en plato roto, pues a Rajoy para contener la hemorragia de confianza/desconfianza, que se ha instalado en Madrid solo le queda instalar la guillotina en la plaza mayor y dar a los madrileños una gozosa tarde de Circo Romano.

    Las próximas citas electorales, los malos datos de las ultimas encuestas de intención de voto solo hacen que echar más gasolina a incendio de Madrid. El humo y el mal olor ya es visible por todo el mundo, los actores de esta mala tragedia griega se han repartido las dagas y se preparan para el acto final.

   Rato, Rajoy, Gallardon, Esperanza2012 y un sinfín de políticos de medio pelo han pasado de observadores privilegiados de la crisis económica mundial a ser la materia prima de un gran agujero negro, que esta apunto de engullir a toda la confianza depositada por millones de votos en las urnas.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *