Hay noticias que uno no se las puede imaginar, por lo dífícil que resulta creer en la justicia, políticos y policías, cuando se trata de prostíbulos, clubs de alternes, juegos clandestinos o prostitutas.

En la localidad de Castelldefels, existen dos clubs de alterne (Riviera y Saratoga) que llevan muchos años funcionando a todo rendimiento, muy famosos por la cantidad de personas que lo visitan para tomar unas copas y sacar al pajarito a pasear.

La noticia es increíble, un Juez cierra los dos mayores prostíbulos del área de Barcelona y se llevan al encargado del Riviera y Saratoga, en prisión sin fianza por soborno y prostitución ilegal, contra los derechos de los trabajadores, tratas de blancas y soborno.

Os puedo decir que son los prostíbulos más populares, concurridos y conflictivos de toda Cataluña.

saratoga_riviera.jpg

…………………………………………

El funcionamiento de dichos locales es ingenioso, funcionan como un Hotel con una discoteca al lado y comunicados entre si. Las chicas de alterne se llevan de la discoteca a sus clientes al Club (Hotel) pagando la habitación 65 Euros o más según la habitación y el servicio prestado.

Saludos de Telepieza.

  1. LA MODÉLICA TRANSICIÓN ESPAÑOLA,

    DEL “BARRIO CHINO” AL “RIVIERA Y SARATOGA”.

    Rafael del Barco Carreras

    Los magníficos, más lujosos y más grandes prostíbulos de Europa, RIVIERA Y SARATOGA, funcionaban bajo la protección de la POLICÍA. La Transición y las competencias a la Generalitat no alteraron la explotación del “oficio más viejo del Mundo”, como tampoco otros “métodos policiales”. Los responsables políticos, Saura, a media voz, han soltado lo de “se depurarán responsabilidades”. Con la Prensa controlada y subvencionada el tema no se magnificará. Ni el “progre” El Periódico o “burguesa” La Vanguardia, con sus curiosos y muy rentables anuncios “putibularios”, ni menos la Tele, han publicado jamás con nombres y sus enormes cifras la íntima relación entre Policía y Prostitución, o Policía y Drogas. Con escuetas notas, acentuando tratarse de “hechos aislados”, se cubre el expediente. Esta vez nos cuentan que el ex policía y policía detenidos avisaban sobre las posibles razias, como si esas macroilegalidades con luminosos rótulos fueran unos trileros o papelineros de esquina al que se les pasa el “agua”, cuando para su funcionamiento durante décadas, y después de varias redadas y cierres, se necesita toda una red de corruptos involucrados o “disfrutando” del negocio.

    Tras los sucesos de Coslada, repito unos tópicos, porque la gran hipocresía es en Barcelona una de las piedras angulares de la GRAN CORRUPCIÓN. La prohibición del Tratado de Viena, por 1956, lejos de acabar con la prostitución, en España la puso al servicio de la Policía, mejor dicho, no se podía ejercer sin el correspondiente “chulo oficial” o la “asociación” con el dueño del bar, la madame de los “masajes”, del simple “piso clandestino”, y generalizado en el celebérrimo, enorme y “zona tomada” “Barrio Chino”. Hasta en los descampados de las “tierras negras” o “pont de Marina” se pagaba. Desaparecieron los prostíbulos y nacieron una infinidad de fórmulas, que en lo único que se diferenciaban de la clásicos burdeles era que las meretrices no tenían la obligación del “carné médico” porque oficialmente no existían. Sin carné o SIN PAPELES, una de las bases de la explotación, control y hasta esclavitud.

    Muerto Franco, con lo de la Democracia, los macrós franceses o mafiosos italianos pretendieron colarse en el gran negocio barcelonés de la prostitución. Acabaron en la cárcel, y por los 80 en la Modelo conocí a varios, y las redadas “limpiando” la burguesa Rambla de Cataluña. El Mercado, tan perfectamente controlado por la Policía, que cualquier intruso era detenido y cerrado su negocio. Parecido a cuando por los 72 el juez Castro cerró “media Barcelona” sin dañar los intereses “oficiales”. La Dictablanda de los 60 a los 70 había permitido cierto desmadre. Al igual ahora con las “peluquerías” chinas. La excusa, un tanto machista, del “mal menor” recluido en zonas de tolerancia, tiene gracia ante el “negocio mayor”.

    No hay PROHIBICIÓN O ILEGALIDAD a la visible altura alzanzada que pueda funcionar sin la incardinación de Policía y AUTORIDADES, y explotarla es más perverso que lo prohibido. Es indiscutible que ese “supuesto pero controlado desmadre” ha hecho de Barcelona en cuanto a la Prostitución, masculina (algún hotel gay se parece al Riviera o Saratoga) o femenina, un lugar favorito en Europa, superando a Ámsterdam o Hamburgo, y con el complemento de la Droga, la “primera industria” de la Ciudad. Atentando contra la hipocresía reinante, diré sin equivocarme que atraen más turistas que el mar y sol, Gaudí y los Modernistas.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *