Durante dos décadas fueron utilizados en experimentos de laboratorio por la compañía Inmuno AG. (absorbida por Baxter) en Austria. Ahora, el safari park en el que vivían está en bancarrota y la solución que se plantea es repartirlos en diferentes instalaciones que, según las organizaciones de defensa de los primates, no tienen capacidad de cuidarlos.


……………………………………………….
Una campaña internacional liderada por la organización Four Paws y suscrita en España por el Proyecto Gran Simio, intenta lograr que su separación no se produzca y que se les garanticen sus cuidados durante el resto de su vida, unos 20 años.

Cerca de la mitad de los simios fueron infectados con el virus del sida y la hepatitis en investigaciones sobre estas enfermedades y a otros las continuas sedaciones les dejaron muy tocados física y psicológicamente y aún siguen siendo muy frágiles.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *