Stan estaba contento era el gran día,  se había hecho adulto a los ojos del mundo, y en breve podría ejercer sus nuevos derechos personales y civiles. A las cinco de la tarde en la sede Newman Fharma le renovarían su implante-interface detrás de la oreja derecha que le permitiría nuevas funciones con su PDA personal. El actual interface se lo implantaron cuando tenia 13 años, con él había aprendido muchas cosas de sí mismo aunque solo hacia poco tiempo que comprendía como funcionaba  la comunicación implante-PDA.

    El implante era subcutáneo y apenas dejaba marca alguna en la piel superficial, la comunicación con su PDA personal estaba encriptada aun nivel de complejidad equivalente a una síntesis de su propio ADN, por un lado era imposible descifrar y por otro, la comunicación solo era posible por la huella genética grabada en el implante y en la parte orgánica de su PDA, dado que la huella genética era una replica de su propio ADN.

    Stan era ciento por ciento orgánico, la totalidad de sus tejidos orgánicos eran consecuencia de su propio ADN, de ello no cabía ninguna duda por su condición de Humano. Los implantes subcutáneos para comunicarse con el Hard externo, que le permitían una comunicación hombre Mundo-Hard en tiempo real, quedaban al margen de cualquier consideración de perdida de su condición de Humano.

    Quedaban atrás siete años de lectura de su propio código, le había revelado su esencia, siete años desde la primera vez que con su PDA accedió a la primera página de su Libro:

  

   Al principio era el Código, y el Hombre estaba con el Código, y el Código era el hombre y el hombre estaba en el Código.

    En el primer ciclo en Código se leyó así mismo y alumbró al hombre, y el hombre fue consciente de Sí, y el Hombre buscó a su creador, y encontró el Código.

    En el segundo ciclo el Hombre comprendió el Código.

    En el tercer ciclo el Hombre limpió el Código.

    En el cuarto ciclo el Hombre se hizo guardián del Código.

    En el quinto ciclo el Hombre  transformo el Código.

    En el sexto ciclo el Código transformo al Hombre.

    En el séptimo ciclo el Código creó el Código que creó al Hombre.

  

   Había aprendido a “leer” su código, leer, aprenderse, conocerse, tomar conciencia de su ser, era una experiencia única, y embriagadora, uno sabia que estaba “leyendo” cuando su mente desconectaba de todo lo que le rodeaba, los sentidos dejaban de recibir inputs, y en su interior sonaban unas hipnóticas melodías que le llevaban a un pre-trance.

    Hoy sabia que los ciclos a los que se refería la primera pagina de su libro eran el resumen de miles de años de historia y evolución humana, (según las ultimas dataciones unos 12.000 años terrestres), también sabia que su vida estaría marcada por el devenir de sumergirse en el transito  de cada uno de esos ciclos a lo largo de los próximos años, su vida imitaría la historia del código, con la inevitable elevación de su estatus y la maceración de su Karma, Stan tenia la esperanza que todo el proceso no tardaría más de 250 años.

    Leerse a sí mismo, no es como leer las noticias, si bien es verdad que con cada lectura aprendemos algo e incluso indirectamente de nosotros mismos, cuando uno se lee a Sí mismo a través de su código con su PDA, sintoniza con su propia esencia, entrado en un estado de pleno gozo, plena realización, llegando al éxtasis de Sí.

    Pero leer no es comprender en todos los casos, repasar la secuencia de ADN de cada uno de sus 35.000 genes, seria tan pesado como leerse la guía de teléfonos de toda la galaxia. La PDA tiene entre otras funciones, la capacidad de a partir del genoma  representar y crear un modelo legible de sus contenidos y potencialidades, entendible y comprensible para el usuario de la PDA, no es la lectura monótona de contenidos sin eco alguno en su interior, leer con la PDA equivale a comprender.

    La PDA, no solo representaba un modelo sino que lo expone a una infinidad de escenarios (o circunstancias), la secuencia genética habla de  potencialidades y las circunstancias hacen que cuajen o se desechen algunas de estas potencialidades. Leerse a uno mismo envuelto en una realidad distinta e incluso en un planeta lejano de una extraña y muy lejana estrella es posible gracias a la potencia de la IA (inteligencia artificial) de la PDA, uno no solo se comprende a uno mismo en la realidad cercana y presente, sino que es consciente de Sí, en cualquier tiempo, en cualquier circunstancia, en cualquier escenario..

    Stan le daba vueltas a la última fase de su formación la que tenía que ver con la reflexión sobre “el Creador” y repasaba mentalmente citas antiguas y sus propias notas:

     “Al principio fue el Verbo, y el Verbo estaba con el Creador, y el Verbo era el Creador, donde podemos traducir, “Verbo” como palabra, signo, símbolo, significado, información, y “el Creador” como toma de conciencia, conciencia, o el despertar de la conciencia.

    Al principio el Hombre toma conciencia de Sí y del universo que le rodea por que es capaz de ”leer”, donde “leer” se traduce como el procesamiento de la información que le llega al ser Humano a través de sus sentidos.

    Para Stan la misma idea de un creador, era una fabulación de la consciencia humana para referirse a si misma en el albor de los tiempos, fabulación, mitos, proyección de la carga arquetípica impresa en los genes, que emergía de las más variadas formas alegóricas. El mensaje era sencillo, Creador igual a potencialidades, y Verbo igual a todo lo que era capaz de hacer el hombre, desde el inicio del tiempo (para el Hombre) el código genético enviaba a la conciencia (de la misma forma que en el presente la PDA) una representación de sí mismo a si como de todo lo que podía hacer, (todos los verbos).

    Conócete a ti mismo para ser dueño de tu vida y poder aspirar a conquistar la galaxia, Stan había necesitado siete años de vida para tener un perfil cabal de su ser, ahora con 20 años era adulto y dueño de su destino, es el punto de partida en el que debía de empezar a tomar decisiones sobre su futuro, hasta el presente había estado tutelado, sin poder tomar ninguna decisión por sí mismo. Stan tenía muy claro cuales eran sus prioridades, se sentía orgulloso de ser nativo del Sistema de Orión, y a la misma vez sentía un impulso irrefrenable de hacer un largo viaje que le llevara a la “Tierra”,

 

            —–    —–    —–    —–    —–    —–    —–    —–    —–    —–    —–   

  

            “En el universo Yunta las religiones basadas en libros revelados, y dioses caprichos están en pleno retroceso, son solo reliquias del pasado y su llama en el presente se sustenta más por el estudio sacro-antropológico que por la devoción de fieles en sus altares. Los Yuntas han escrito con su código genético su Libro sacro, para los Yuntas el Hombre es un artefacto biológico construido (leído) con el cogido genético por el propio código genético para ser consciente de sí mismo (el código). En el  caso que un ingeniero de soft (programación de ordenadores) deseara escribir un código que una vez ejecutado tuviese conciencia de sí, este programa (código fuente), necesitaría un ordenador biológico que en sus funciones básicas replicarían a las de un ser Humano.

             A las preguntas:  ¿a quien o a que le pertenece la conciencia, si al código ADN o al Hombre? ¿es conciente el código o es consciente el Hombre? Ambas o similares preguntas tienen la misma respuesta, hay indivisibilidad entre código y Hombre, son lo mismo.

            La conciencia es una manifestación de la relación, código genético más “vida”, el devenir ejecuta el código genético, y como resultado de esa relación entre otras muchas manifestaciones se alumbra la conciencia.

             La vida, la conciencia no están en los genes, es el resultado dinámico de su existencia, (de su lectura).

             El debe ser leído, para tomar conciencia de la propia conciencia, alcanzar este objetivo equivale al “éxtasis de Sí”, el Yunta es consciente que su código genético es consciente.

 Para los Yuntas (Humanos) no es una opción no ir por el camino del “éxtasis de Sí”, para los Yuntas equivale a ser adultos, es un proceso de iniciación  y maduración al mismo tiempo.  El Yunta consigue hacerse con su esencia, y tiene las herramientas necesarias para construirse una personalidad propia con la que identificarse con todas las IA de la galaxia.

 

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *